El Hincha

entel

El hincha > Noticias > La Roja > Ganamos en la cancha, perdimos en la hinchada

[ La Roja ] Ganamos en la cancha, perdimos en la hinchada

Publicar Tuitear

http://bit.ly/1Qtr5Iy

El Hincha

@El Hincha

Publicado hace 2 año;s

Un verdadero hincha no es aquel que se la pasa en el estadio criticando y alardeando que “va siempre a ver a La Roja”, y menos aquel infaltable chaquetero. Un verdadero hincha es el que ha llorado de emoción, de felicidad y al que se le han arrancado lágrimas de rabia, de tristeza y de derrotas. Pero siempre ha estado, al que ayer, no le gustó estar.

Vivimos cuestionándonos por qué, ¡por qué a nosotros! ¡Por qué no ganamos nada! Y culpamos al palo, al destino brazuca, nos comparamos con hinchadas vecinas, pero jamás nos miramos el ombligo. Soñamos, exigimos pero… Nos falta tanto.

Partamos por la organización. ¿Cómo es posible tener que esperar casi dos horas en una fila eterna ,llegando con 2 horas de anticipación, para poder entrar al estadio? ¿De verdad pueden cobrarte $2.000 pesos por un pan con jamón-queso? Los parlantes del estadio se escuchaban como una señal AM desde un aparato viejo, del que nadie se hizo cargo. Y lo más terrible: “la hinchada”, que de hinchada que alguien explique qué tenía. ¿Dónde está la pasión? ¿Dónde estamos los locales? Anoche, la frase más escuchada dentro de la “fanaticada” fue: “¡siéntense!”, muy lejano a lo que, como hinchas locales, tenemos el deber de hacer.

Tal vez tengamos que resignarnos. Quizás esto es lo que somos y los resultados que logramos, son los que merecemos. Pero duele, ¡y no! No tenemos que ser una hinchada sin pasión. Falta estar a la altura de nuestros jugadores, de sus historias de vida. ¡Falta gente! Gente que sienta el fútbol, y que no le baste con comprarse una peluquita y una vuvuzela. El estadio se sentía vacío, el frío del ambiente calaba hasta los huesos.

¡Este es nuestro momento, cabros! Podemos ser un jugador más, uno gigante, que meta miedo como un Pitbull. Podemos gritar un sólo ¡Braaaavo! que se escuche hasta la China. Podemos ser los Reyes del cántico y ser recordados como una hinchada de Maravilla. ¡Sí, podemos!

Dejémonos de decir que somos la mejor hinchada. No basta con vivir del recuerdo de aquel emocionante himno en el Mundial de Brasil cuando enfrentamos a España, porque ya pasó. Hoy somos los locales, dejemos de hablar y pongámonos la camiseta para gritar y dejarlo todo para alentar a nuestra selección.

¡Revivamos el corazón de la roja!

¿Tienes algo que decir? Escríbelo acá.