El Hincha

entel

El hincha > Noticias > Hace 31 años que desapareció para siempre la Copa Jules Rimet

[ ] Hace 31 años que desapareció para siempre la Copa Jules Rimet

Publicar Tuitear

http://bit.ly/1LY4vkJ

El Hincha

@El Hincha

Publicado hace 3 año;s

Es evaluada como la mejor selección de todos los tiempos. Brasil de 1970 arrasó con sus contrincantes en el Mundial realizado en México y en la final puso un lapidario 4-1 ante Italia. Era la tercera vez que la verdeamarela se quedaba con el trofeo Jules Rimet y como recompensa, podrían conservarlo para siempre.

La Copa Jules Rimet estaba hecha de 1.800 gramos de oro y fue realizada por el orfebre francés Abel Lefleur, el mismo año en que se realizó la primera copa, en 1930. Su costo era de 50 millones de francos franceses y su peso era de 4 kilos.

El año 1966, en el Mundial realizado en Inglaterra y tras ser exhibida en el Salón Central de Westminster, la copa fue robada. La frenética búsqueda comenzó y terminaría lanzando a la fama a Pickles, un perro blanco y negro que un día paseaba con su propietario, David Cobett. El can terminó escarbando en un jardín suburbano en South Norwood, Londres, donde encontró la copa envuelta en papel de diario.

Siete días había durado en ese entonces la búsqueda del trofeo. Pero lo que ocurrió en 1983 fue distinto. La copa fue tomada de una exhibición en la sede de la Confederación Brasileña de Fútbol en Río de Janeiro, cuando la Jules Rimet se encontraba en un gabinete con un frente de cristal antibalas. Como los ladrones siempre se la ingenian, su parte posterior hecha de madera fue abierta con una palanca.

¿Qué pasó entonces? Aquel 19 de diciembre el trofeo desapareció para siempre. Todo habría sido planeado en un bar llamado “Santo Cristo”, en la zona portuaria de Rio de Janeiro. Sergio Pereira Alves habría planeado robar la copa y se lo planteó así a su amigo Antonio Setta, quien habría rechazado la oferta por tratarse de un trofeo que le traía el recuerdo de su hermano, quien murió de un paro cardíaco en la final ante Italia.

Pese a eso, Pereira se habría aliado con José Luis Viera y Francisco Rocha para llevar a cabo el robo. Los sujetos habrían maniatado al único guardia de seguridad presente y se habrían llevado el trofeo.

Fue Setta, el amigo que se había negado a hacer el robo, quien habría denunciado a Pereira y sus cómplices. Para ese entonces, se estimaba que los ladrones habrían fundido la copa en el taller de joyería del argentino Juan Carlos Hernández.

Los cuatro individuos fueron torturados para lograr algún tipo de confesión, la que lograron a medias. Pereira recibió la sentencia más larga, con nueve años. Ninguno confesó haber cometido el robo, sólo haberlo planeado.

Tras salir de la cárcel los tres ladrones y el joyero siguieron viviendo sus días sin grandes lujos, lo que llama la atención, pues de haber tenido el oro, habrían sido ricos. El taller del joyero resultaba demasiado chico para fundir tanto oro y esa sigue siendo su respuesta cuando van a preguntarle qué pasó con la Jules Rimet.

Mientras que Sergio Pereira Alves murió en agosto de 2003, sin ningún lujo y en una pequeña habitaciónd e un barrio pobre de Rio de Janeiro. ¿Qué habrá pasado con el trofeo? ¿Existirá como tal aún?

¿Tienes algo que decir? Escríbelo acá.